Volver a: Introducción al desarrollo de temas WordPress > Reflexión final